LinkedIn: de aburrido a reluciente

 
 
cover.jpg

LinkedIn: de aburrido a reluciente.

 

Es muy fácil ignorar e incluso olvidar que tenemos una cuenta en LinkedIn cuando no estamos buscando trabajo. Seguimos aceptando nuevos contactos, pero realmente no le damos mantenimiento a nuestro perfil ni actualizamos nuestra información y esto puede hacernos la vida un poco más complicada cuando llegue el tiempo de buscar una nueva oportunidad.

LinkedIn puede volverse un gran aliado para conseguir valiosos contactos profesionales e incluso para que los reclutadores te encuentren con facilidad. Pero para esto suceda, debes crear un perfil atractivo que resalte tus habilidades y experiencia. A continuación te compartimos algunos consejos para lograrlo.


1. Invierte tiempo en tu perfil.

Entre más completo esté tu perfil, la posibilidad de que un reclutador te encuentre aumenta considerablemente. Por eso es muy importante que llenes a detalle todas las secciones (aunque de un poquito de flojera). Tómate el tiempo para redactar un buen encabezado, describir tu experiencia y habilidades y pedir referencias a tus antiguos jefas(es) o compañeras(os) de trabajo, que no te de pena pedirlas, verás que todos están dispuestos a ayudar.

2. Actualiza tu URL.

Para poder compartir tu perfil ya sea dentro de tu CV, página personal o en tus redes sociales, lo ideal es que el URL de tu perfil sea “linkedin.com/in/tunombre” en lugar de la combinación complicada de números y letras que LinkedIn te da automáticamente.

Para conseguirlo:

  1. Entra a tu página de perfil y haz clic en “Editar perfil público y URL” que se encuentra del lado superior derecho.
     

  2. Posteriormente, de nuevo del lado superior derecho aparecerá: “Editar URL del perfil público”. Al hacer clic en el ícono de lápiz podrás personalizar tu URL. Te recomendamos usar tu nombre y evitar utilizar números y símbolos.
     

  3. Para terminar haz clic en “Guardar” y listo, ya tienes una URL personalizada que podrás compartir fácilmente.

3. Elige una buena foto.

foto.jpg

Para bien y para mal, la foto de LinkedIn es la primera impresión que tienen de ti los reclutadores y posibles contactos profesionales. Para tu foto de perfil elige una foto de buena resolución, amigable, que muestre un poco de tu personalidad y profesional. Si no estás segura(o) de qué significa “foto profesional” inspírate buscando las fotos de perfil de personas que admires o que trabajen en el puesto que tienes o que estés buscando.

Trata de evitar:

  • Fotos de tu título profesional: Normalmente estas fotos ya tienen varios años de antigüedad, se ven un poco forzadas y tienen mala resolución por ser la foto de una foto.
     
  • Fotos en un ambiente poco profesional: fotos en las que estés de fiesta, dentro de tu carro o en una alberca están geniales para cualquier red social, pero en LinkedIn los reclutadores están pensando en cómo te verías dentro de su organización en lugar de en tus días libres.

4. Redacta un encabezado genial.

Tu “Extracto” en LinkedIn puede ser un buen aliado si estás buscando un nuevo puesto. Ahí  puedes promover tu sitio web, tu especialidad u objetivo profesional e incluso puedes ser creativa(o) y escribir una propuesta de valor que te diferencia de los demás.

De nuevo: si no sabes qué escribir, busca inspiración en perfiles de personas que admires o que tengan un puesto parecido al que tienes o quieres.

5. Habla en primera persona.

Escribir en primera persona dentro de tu CV no es tan común. Sin embargo, en tu perfil de LinkedIn puedes usar primera persona para describir tus logros, objetivos y experiencia con un toque más personal.

6. Comparte tus logros.

hablar.jpg

No es momento para modestias. Quizá para ti ese proyecto personal no sea tan valioso, pero nunca sabes con qué ojos lo puede ver un reclutador. Intenta presumir todo lo que has hecho y presenta la mejor versión de ti misma(o).

Ejemplos de logros que puedes compartir:

  • Proyectos personales: un blog, una tienda en línea, un evento que hayas organizado, un podcast, un curso que hayas impartido.
  • Logros educativos: clases, seminarios, diplomados, talleres, cursos en línea que hayas tomado.
  • Logros profesionales: cambios de puesto, proyectos en los que hayas participado, proyectos que hayan superado las expectativas, métricas que hayas logrado mejorar, clientes con los que hayas trabajado.
  • Logros personales: deportes en los que te destaques, grupos en los que hayas participado, metas que hayas cumplido.

Recuerda tener criterio al seleccionar tus logros: elige compartir los que consideres más relevantes para tu vida y desarrollo profesional. 


Cuéntanos en los comentarios lo que opinas de LinkedIn ¿lo odias? ¿te encanta? ¡Queremos saber!